Tres poemas

María Baranda
Mayo-junio de 2021

 

 

Los ojos del perro1

 

Los ojos de ese perro nunca cambian

son los mismos que brillan de día y de noche.

 

El mundo parece girar de lejos cuando él mira

y todo es gris y casi blanco

como si hubiera un aire que los traspasara.

 

Los ojos de ese perro son de aire,

no guarda nunca ni el eco de un ladrido,

ni siquiera un parpadeo que señale

el fondo de las cosas.

 

No mires a los ojos a ese perro,

su corazón es niebla

y su sombra

la voz invisible de otro sueño.

 

El roba nombres

 

¿Alguna vez se fue tu nombre

como un balón rodando por la calle?

 

¿Alguna vez alguien te dijo “Ey, tú”

y viste sus ojos de pez de aire?

 

¿Alguna vez en el salón de clase

no supieron nombrarte y te quedaste

como un pájaro mudo?

 

Era el fantasma roba nombres

que espera siempre

en cada esquina,

en cualquier puerto

o bajo un árbol,

está ahí parado

con el silencio en sus ojos

escuchando, escuchando

que alguien pronuncie

lo que él puede llevarse: tu nombre.

 

El coyote y su sueño

 

Un coyote sueña

mar adentro de su cueva.

 

Piensa en barcos

que lo lleven lejos

donde nadie se asuste

con su aullido.

 

Sueña que es un caballo

que va trotando

y que a su paso

se detienen todos

a saludarlo.

 

Y siente la noche

como si fuera una lámpara

de puras estrellas

donde su voz

es la llama de una vela.

 

Un coyote sueña

mientras todos duermen

para perderse lejos,

lejos de su miedo.

 


1 Textos incluidos en La casa del dragón y otros poemas de horror, Ediciones SM, México, 2016.

Compartir

Fotografía: Pixabay


María Baranda

(Ciudad de México, 1962)

Poeta, narradora y traductora. Su obra ha sido traducida al inglés, francés, lituano y alemán. Miembro del Sistema Nacional de Creadores desde 1999. Ha obtenido, entre otros, el Premio de Poesía Amado Nervo 1988, por El jardín de los encantamientos; el Premio Nacional de Poesía Efraín Huerta 1995 por Los memoriosos y el Premio Bellas Artes de Poesía Aguascalientes 2003 por Dylan y las ballenas. Entre su vasta obra destacan Ficción de cielo, Nadie los ojos y Un hervidero de pájaros marinos.